Actualidad
A fecha de hoy existen 56 guerras activas...

A fecha de hoy existen 56 guerras activas...

A fecha de hoy existen 56 guerras activas a nivel mundial. Conflictos como el israelí-palestino, el ruso-ucraniano o guerras civiles como la de Sudán son algunos ejemplos de ellas.

Fecha de publicación: 02 February 2024

“La salud no es lo opuesto a la enfermedad. 
El concepto de salud es inseparable de la paz y de la amenaza de guerra, de la eliminación de la pobreza y de la marginación, de la conservación del medio ambiente, de la reducción del desempleo. 
La salud y la enfermedad no deben concebirse como conceptos estrictamente biológicos e individuales y se deben formular como procesos condicionados por determinadas circunstancias sociales y económicas”. 
Caba, 1990. Salud para todos. La sanidad española a debate. 

 

Desde el 7 de octubre de 2023 más de 26.000 personas gazatíes han fallecido víctimas del conflicto armado en la franja de Gaza, siendo ocho de cada diez menores o mujeres. Mueren más personas al día que en cualquier otro conflicto armado activo en el momento actual. Se contabilizan más de 63.000 personas heridas, siendo el 75% de ellas menores o mujeres. 

La guerra es un determinante estructural de la salud que a través de daño directo e indirecto genera desigualdades dejando en una situación de vulnerabilidad extrema a la población que sufre esta violencia a gran escala. Las personas más perjudicadas son  las  ancianas, menores, las mujeres y las personas con discapacidad. Entre otras cosas, el mecanismo de empeoramiento de la salud se produce por el colapso estructural de los suministros de agua, combustible y electricidad, de las infraestructuras de saneamiento y depuración y por el debilitamiento de los servicios sanitarios. Todo ello conduce a una situación de pobreza extrema, de hacinamiento, aislamiento, sufrimiento físico y mental inconcebible, aumento de las enfermedades infecciosas, deshidratación, abortos, muerte prenatal, prematuridad, malnutrición, y un largo etc. 

La guerra es un determinante estructural de la salud que a través de daño directo e indirecto genera desigualdades dejando en una situación de vulnerabilidad extrema a la población que sufre esta violencia a gran escala.

El primer punto a alcanzar del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 16 de la Agenda 2030 es la reducción de todas las formas de violencia: la guerra contra la guerra. Está claro que no marcha bien. 

Con todo y con eso, la estrategia bélica mantenida por Israel supone una vulneración reiterada y consentida del Derecho Internacional Humanitario (DIH), de los Derechos Humanos (DDHH) y de las Convenciones de Ginebra: ataques directos contra infraestructuras y vehículos sanitarios y contra personal sanitario y pacientes, con órdenes de evacuación en diferentes lugares de Gaza, haciendo que el acceso y la prestación sanitaria se hayan convertido en actividades peligrosas -los ataques han afectado a 94 centros sanitarios, entre los que se encuentran 26 hospitales dañados del total de 36 que hay en la Franja de Gaza-. Negación y ataques a los corredores humanitarios, al suministro seguro de equipos y material humanitario necesarios, o al propio acceso a alimentos -"simplemente no hay suficiente comida" declaraba la UNRWA este enero… Es decir, hasta este momento no hay lugar seguro en la franja de Gaza, ni siquiera para recibir asistencia sanitaria. Como trabajadores de la sanidad no podemos mostrarnos impasibles frente a la crueldad de estos hechos. La Corte Internacional de Justicia en su primer veredicto sobre la denuncia por genocidio contra Gaza presentada por Sudáfrica insta a Israel a garantizar la llegada de ayuda humanitaria a la Franja.

La estrategia bélica mantenida por Israel supone una vulneración reiterada y consentida del Derecho Internacional Humanitario (DIH), de los Derechos Humanos (DDHH) y de las Convenciones de Ginebra

Desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) manifestamos necesario un posicionamiento unánime y contrario al ataque que sufre el pueblo gazatí, animando a todas las organizaciones civiles a hacer lo mismo. Instamos a las autoridades estatales y europeas competentes a influir y trabajar en favor de un alto el fuego inminente, sin condiciones. Es necesario que la ayuda humanitaria no se vea amenazada, que se instauren corredores humanitarios seguros, así como el suministro y el acceso a productos básicos, de saneamiento y sanitarios para la población gazatí sin que el personal sea un objetivo bélico más, es decir, se ha de conseguir un compromiso de protección civil desde el mantenimiento y el respeto a los DDHH.

Además, puedes leer aquí el comunicado de la semFYC: "Desde la semFYC exigimos el alto el fuego en Gaza"